Somos pioneros en Oncología Metabólica y en patología crónica. Contamos con un equipo altamente cualificado que ofrece un trato cercano y personal.

600 356 531 / 628773791 / 957849734
info@centrometodica.com
Image12

NUTRICIÓN EN ME TÓ DI CA

NUTRICIÓN Y ENFERMEDAD

No hay duda alguna de que existe una gran correlación entre lo que comemos y las enfermedades que desarrollamos, incluido el cáncer(1).
La nutrigenómica es una rama de la genómica nutricional que pretende proporcionar un conocimiento molecular sobre los componentes de la dieta que contribuyen a la salud mediante la alteración de la expresión de los genes. La nutrigenómica es básicamente el estudio de las interacciones entre los genes y los nutrientes. Por tanto, pensar que la alimentación no va a repercutir sobre el desarrollo, avance o prevención de las enfermedades (incluido el cáncer) (2) es uno de los errores más grandes que se pueden cometer.
En el caso del cáncer de próstata por ejemplo, el peso de la dieta es del 75% y el consumo de lácteos de origen animal es uno de los factores de riesgo para su recurrencia (3). Cerca del 70% de los casos de carcinogénesis pueden tener su origen en alimentos potencialmente dañinos. En el caso del cáncer colorrectal, se considera que el 90 por ciento de los casos son consecuencia de hábitos alimentarios inapropiados (4).
Habitualmente adoptamos la dieta y el estilo de vida del país en el que vivimos. Pues bien, según cual sea ese país, la repercusión del cáncer varía, así como la incidencia de los diferentes tipos de cáncer. En los países asiáticos la incidencia de cáncer de próstata es veinticinco veces menor que en Occidente (Europa y Estados Unidos), y la de cáncer de mama diez veces menor. Cuando un asiático emigra y se va a vivir a Estados Unidos y adopta el estilo de vida y alimentación americano, las tasas de cáncer por las que puede verse afectado son similares a las de la población americana (5).
Numerosos estudios han sido publicados recientemente confirmando disminución de recurrencias tumorales y mejora en eficacia de los tratamientos con ayuda de distintos tipos de dieta como dietas hipocalóricas, cetogénicas, mediterránea, japonesa, etc.
Dietas que promueven la restricción calórica o la simulan, como pueden ser el ayuno intermitente o la dieta cetogénica, promueven vías que frenan el crecimiento celular y la apoptosis o muerte celular programada (6). Uno de los factores mejor comprendidos y estudiados es el factor de crecimiento insulínico, IGF1. Las dietas restrictivas en calorías disminuyen, aproximadamente en un 30% a IGF1. IGF1 regula al alza dos vías principales en la producción de tumores. Vía de proliferación celular, Ras/MAPK (proteína quinasa activada por mitógenos) y vía que inhibe la apoptosis Fosfatidilinositol 3-quinasa (PIK3) /proteína quinasa B (AKT).
En cuanto a la dieta cetogénica ya existen estudios que reportan mejoría en el tratamiento de la caquexia a través de la producción de cetonas endógenas (7). La dieta cetogénica promueve una disminución en los niveles de glucosa en sangre junto con aumentos de cuerpos cetónicos. La disminución de los recursos de glucosa a la célula tumoral junto con un deficiente aprovechamiento de los cuerpos cetónicos por parte de ella conduce a menor disponibilidad de recursos energéticos y dificultades para prosperar y de producir citokinas inflamatorias que son una de las causas de la sarcopenia (caquexia). Existe evidencia científica en cuanto al uso de cetonas exógenas y dieta cetogénica en el tratamiento del cáncer y de la caquexia (8).

¿QUÉ DIETA ES LA ADECUADA?

Debemos de aclarar que la palabra dieta se ha distorsionado actualmente, ya que dieta significa “modo de vida”, pero se utiliza el término para definir sólo los hábitos alimenticios. Uno de los grandes errores que se cometen habitualmente, es considerar que la alimentación que realizamos es la más adecuada. Error que viene propiciado principalmente por dos motivos, el primero es que cada persona es genéticamente distinta una de otra, y por tanto, no metabolizamos de la misma manera los componentes de los alimentos (ni por supuesto los fármacos) y segundo, cada patología requerirá un asesoramiento nutricional distinto.
No debemos caer en el error de tratar patologías, tratamos pacientes con patología.
En ME TÓ DI CA el asesoramiento nutricional personalizado constituye uno de los pilares más importantes del tratamiento y prevención de las enfermedades, el cáncer entre ellas (9). Dicho asesoramiento lo realizamos apoyándonos, si fuese necesario, en estudios genéticos y/o analíticas que realizamos a nuestros pacientes en nuestras instalaciones. Pretendemos siempre personalizar al máximo todos nuestros tratamientos para realizar una medicina honesta y a la carta.
La alimentación es uno de los hábitos que más impactan en la expresión de nuestros genes. El impacto epigenético de los alimentos es algo ya incuestionable (10). Por desgracia, en las consultas médicas, la farmacología eclipsa por completo este precepto científico, y la nutrición del paciente pasa a un segundo o tercer plano. Cuando una persona tiene una enfermedad, sin duda no es la carencia de ningún fármaco el origen de dicha patología. El origen suele ser multifactorial, y es modificando los factores que llevaron a esa persona a enfermar, lo que posiblemente más nos acerque a la resolución de esa enfermedad. Como bien decía Hipócrates, “antes de curar a alguien, pregúntale si está dispuesto a renunciar a las cosas que lo enfermaron”.

BIBLIOGRAFÍA

1. Wayback Machine [Internet]. [cited 2021 Jan 25]. Available from: https://web.archive.org/web/20070710164803/http://www.fundacionmhm.org/pdf/Mono9/Articulos/articulo9.pdf

  1. Willett WC. Diet and Cancer. Oncologist [Internet]. 2000 Oct [cited 2021 Jan 25];5(5):393–404. Available from: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1634/theoncologist.5-5-393
  2. Tat D, Kenfield SA, Cowan JE, Broering JM, Carroll PR, Van Blarigan EL, et al. Milk and other dairy foods in relation to prostate cancer recurrence: Data from the cancer of the prostate strategic urologic research endeavor (CaPSURETM). Prostate [Internet]. 2018 Jan 1 [cited 2021 Jan 25];78(1):32–9. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29105845/
  3. Cáncer, un enfoque bio-lógico. Conferencia y presentación del libro en los Llanos de Aridane (isla de La Palma) – Juan Serrano Gandía [Internet]. [cited 2021 Feb 6]. Available from: https://juanserrano.cultivarsalud.com/conferencias-talleres/conferencias/cancer-un-enfoque-bio-logico-conferencia-y-presentacion-del-libro-en-los-llanos-de-aridane-isla-de-la-palma/
  4. Ziegler RG, Hoover RN, Pike MC, Hildesheim A, Nomura AMY, West DW, et al. Migration patterns and breast cancer risk in Asian-American women. J Natl Cancer Inst [Internet]. 1993 Nov 17 [cited 2021 Jan 25];85(22):1819–27. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/8230262/
  5. Longo VD, Fontana L. Calorie restriction and cancer prevention: metabolic and molecular mechanisms [Internet]. Vol. 31, Trends in Pharmacological Sciences. Trends Pharmacol Sci; 2010 [cited 2021 Feb 6]. p. 89–98. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20097433/
  6. Gray A, Dang BN, Moore TB, Clemens R, Pressman P. A review of nutrition and dietary interventions in oncology. SAGE open Med [Internet]. 2020 Jan [cited 2021 Feb 6];8:2050312120926877. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32537159
  7. Mitchell T, Clarke L, Goldberg A, Bishop KS. Pancreatic Cancer Cachexia: The Role of Nutritional Interventions. Healthcare [Internet]. 2019 Jul 9 [cited 2021 Feb 6];7(3):89. Available from: /pmc/articles/PMC6787643/?report=abstract
  8. Food, Nutrition, Physical Activity and the Prevention of Cancer: A Global Perspective. Summary [Internet]. 2007 [cited 2021 Feb 14]. Available from: https://www.researchgate.net/publication/315725512
  9. Teresa Arceo-Martínez M, Valadez-Graham Zoraya Palomera-Sanchez V. Epigenética: candados y llaves durante la lectura del ADN. [cited 2021 Feb 14]; Available from: http://doi.org/10.22201/cuaieed.16076079e.2020.21.6.4